Seguramente has escuchado que existe una relación entre el riesgo y la rentabilidad en fondos mutuos, para que la entiendas mejor, primero debes conocer el significado de estos conceptos:

Riesgo: es la probabilidad de que ocurra un evento negativo, y en el mundo financiero se asocia a las fluctuaciones en el precio de los activos respecto a sus valores esperados.

Rentabilidad, es la relación entre utilidades o beneficios y los recursos que se utilizaron para obtenerlos; la rentabilidad puede ser positiva o negativa, es decir, se pueden generar ganancias o pérdidas respectivamente.

En finanzas, ambos conceptos están positivamente relacionados, es decir, a mayor riesgo, mayor potencial de rentabilidad en el largo plazo, ya que se considera en el retorno un premio por asumir mayor nivel de riesgo en el mercado.

En fondos mutuos siempre existe algún nivel de riesgo asociado, ya que las inversiones no tienen retornos fijos o asegurados. Sin embargo, al haber múltiples alternativas de fondos disponibles, podrás optar entre distintos niveles de riesgos, desde fondos conservadores con un bajo riesgo asociado, como los fondos mutuos de deuda; hasta fondos con mayor riesgo o agresivos, como los accionarios.

Es importante que antes de elegir, conozcas tu tolerancia al riesgo, objetivos y horizonte de inversión. Así podrás tomar una decisión de inversión óptima y de esta forma satisfacer tus requerimientos y expectativas.