Las series de cuotas representan la oferta de distintos planes dentro de un mismo fondo mutuo, las cuales pueden diferenciarse en aspectos tales como: tipos de inversionistas a las que están dirigidas, liquidez asociada, montos mínimos de inversión, beneficios tributarios, entre otros.

La cartera de inversión de un fondo es única, por lo que si éste cuenta con distintas series, no quiere decir que invierta en diferentes instrumentos entre ellas.

Por ejemplo, supongamos que una administradora ofrece el fondo CHILE, el cual cuenta con 4 series: A, S, X, L. En el caso de la serie A podríamos encontrar que ésta está dirigida para todo tipo de inversionista, es decir, no requiere montos mínimos de inversión y no tiene comisiones de salida, mientras que la serie S tiene comisiones de salida asociadas si es que estás menos de 90 días. A la vez, la serie X requiere un monto mínimo de inversión de 1 millón de pesos y la serie L es exclusiva para ahorro previsional voluntario, por lo que está exenta de IVA.

En fin, cada administradora determinará las características y requerimientos de cada serie, determinando el número y tipos de series para cada uno de sus fondos, las cuales estarán asociadas a costos distintos.

Por todo lo anterior, es muy importante que antes de decidir invertir en un determinado fondo mutuo, conozcas las características de las series que éste tenga, ya que eso impactará en los costos que pagarás, y por lo tanto en la rentabilidad de tu inversión.