Un Fondo Mutuo reúne los aportes en dinero de un grupo de personas o empresas que tienen similares objetivos, en este caso de inversión, en un fondo común. Este dinero es administrado por un equipo de profesionales, quienes invierten en instrumentos financieros de distintos países, sectores y en distintas monedas y así componen una cartera diversificada de activos.  Esta característica llamada “diversificación” permite reducir el riesgo, ya que como bien sabemos, “no se están poniendo todos los huevos en la misma canasta”

Los fondos mutuos se pueden “rescatar”, esto quiere decir obtener el dinero invertido más las rentabilidades que se hayan obtenido de ser procedente, en cualquier momento y, a diferencia de otros instrumentos financieros, se puede disponer del dinero en un rango de tiempo que varía entre 1 y 10 días, de acuerdo al fondo. Por esto decimos que los fondos mutuos son muy líquidos y flexibles, ya que en el caso de ocurrir imprevistos y tener necesidades de retirar el dinero antes de lo pensado, se pueden rescatar sin sacrificar la rentabilidad obtenida hasta ese momento.

Se puede acceder a un fondo mutuo de mane­ra cómoda, rápida y simple, ya sea a través de internet, vía telefónica o acercándote a una Administradora, y en mu­chos casos con aportes de tan sólo 5.000 pesos, permitiéndote con un bajo monto acceder a instrumentos financieros de países y economías que de manera in­dividual sería muy costoso o imposible de invertir en ellos. ¿Te imaginas invertir 5.000 pesos en bonos de China por tu cuenta?, imposible!

Hoy existen numerosas administradoras que comercializan más de 500 fondos, asociados a distintos costos, riesgos y rentabilidades, por lo que es fundamental que antes de tomar una decisión de ahorro o inversión te informes para que la elección sea de acuerdo a tus requerimientos y expectativas.