COLUMNAS DE OPINIÓN

La importancia del ahorro temprano para tu jubilación

Mónica Cavallini

Gerente general en Fondos Mutuos Chile

Aunque falte mucho tiempo para pensionarte (tal vez 40 años o más), es importante que desde ya tomes conciencia del valor que tiene ahorrar de manera adicional para tu jubilación. Y es que apenas ingreses al mercado laboral, es clave planificarla con acciones concretas que te permitan disfrutar de ese merecido retiro, que aunque hoy te cueste visualizarlo, llega.

Pero ¿por qué debes pensar en esto, si ya existe el ahorro obligatorio a través de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP)? Lamentablemente es porque por si sólo el ahorro obligatorio no alcanza para tener una pensión que sea similar a lo que habrán sido tus sueldos a lo largo de tu vida laboral, es más, será bastante inferior. Y esto se debe, principalmente, a que el modelo base por el cual se creó el sistema de AFPs asumía que no tendrías interrupciones de cotizaciones durante toda la vida laboral y algo importante y bueno que la esperanza de vida ha ido en aumento, lo cual significa que el dinero que tendremos ahorrado debe alcanzar para más años, impactando significativamente en el monto final.

Es por esto, que se han desarrollado herramientas que permitan aportar de manera voluntaria y adicional para la jubilación, como lo es el APV (Ahorro Previsional Voluntario), el cual es un mecanismo que permite    a las personas dependientes e independientes- ahorrar por sobre lo cotizado obligatoriamente. Éste se puede hacer a través de diferentes tipos de instituciones, las los fondos de pensiones (AFP), las Administradoras Generales de Fondos (AGF), Compañías de Seguros, Corredores de Bolsa, Agentes de Valores y Bancos, por medio de diferentes instrumentos como cuotas de fondos mutuos, seguros de vida con APV y cuotas de fondos de inversión, entre otros.

Ahorrar tempranamente se vuelve sumamente importante, ya que tu ahorro se beneficiará de la “magia” del interés compuesto, el cual hace crecer los ahorros de manera exponencial al ir acumulando interés sobre interés, permitiendo que tu monto total ahorrado -al momento de sacarlo- haya aumentado considerablemente. A modo de ejemplo, en los últimos 10 años, el patrimonio del ahorro previsional voluntario en fondos mutuos ha tenido un aumento aproximado de un 68%, considerando solo el efecto de rentabilidad sobre el monto inicial del ahorro.

Así que, si ya has ingresado al mercado laboral y estás dentro del sistema previsional, aunque tus ingresos sean esporádicos, puedes destinar parte de ellos a tu ahorro previsional voluntario. Sin duda marcarás la diferencia y lo agradecerás al momento de pensionarte.

Adicionalmente, si eres mujer, es aún más necesario prever para tu jubilación, ya que aún existe una importante brecha salarial entre género, sumado a la mayor cantidad de lagunas previsionales ya que muchas veces la maternidad, las labores de hogar, y el cuidado de niños o adultos mayores, actividades que no son remuneradas en nuestro sistema actual impactan grandemente en una menor pensión. Y por último, deben disminuir la diferencia que se produce entre la menor edad de jubilación, en comparación con los hombres, y el aumento de expectativa de vida.

La clave está en comenzar tempranamente y ser constante.

No olvides:
Infórmate con responsabilidad sobre las alternativas que tienes disponible. No solo las administradoras de fondos de pensiones ofrecen APV. Existen varios tipos de instituciones que también lo hacen, entre ellas la industria de fondos mutuos, con más de 600 alternativas, por lo que para encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades, tiempo de ahorro y perfil solo debes informarte con responsabilidad y así estarás aprovechando las ventajas y beneficios que ofrece el mercado de capitales.

– Fija un porcentaje de ahorro respecto de tus ingresos, y no un monto fijo, este disminuirá cuando tengas un sueldo menor para que no se transforme en una carga, y aumentará cuanto tengas un ascenso.

– Ahorra conscientemente: Primero ahorra, luego gasta. En cuanto recibas un ingreso (periódico o esporádico), toma el porcentaje que has definido y ahórralo.

 

subir