COLUMNAS DE OPINIÓN

¿En qué me debo fijar para hacer mi primera inversión?

Mónica Cavallini

Gerente general en Fondos Mutuos Chile

Ahorrar bajo el colchón no es una buena alternativa, ya que si bien ayudarás a abultar tu cama,  tus ahorros irán perdiendo valor día a día, por la “inflación”.

Si ya comenzaste a generar ingresos y estás pensando en  ahorrar algo, entonces debes sacarle partido a tu dinero, interiorizándote  sobre algunos aspectos que te ayudarán a tomar decisiones informadas y responsables.

No necesitas ser un especialista financiero, solo debes saber aquellos aspectos básicos y hacerte las preguntas precisas antes de tomar una decisión:

1.- Conócete: Uno de los primeros pasos y quizás el más importante es que sepas sobre tus características como inversionista. Las personas, tenemos  diferentes sueños y objetivos y esto es parte de lo que determinará cual es el mejor o más adecuado  instrumento de inversión  para ti. Lo que puede ser una buena inversión para una persona, no necesariamente tendrá que serlo para otra. Contestar algunas de las siguientes preguntas te ayudará a tomar una decisión alineada a tus requerimientos específicos y que por supuesto cambian con el tiempo y situaciones:

¿Cuánto tiempo tengo para no disponer de eses dinero que quiero ahorrar o invertir? ¿Semanas, meses, años? Es muy distinto invertir para tus próximas vacaciones en 3 meses  que para tu jubilación en 30 años.

Luego, ¿estoy dispuesto a tomar riesgos con la inversión? O más bien, ¿soy capaz de tolerar el riesgo que puede afrontar el instrumento de inversión que elija? Toda inversión conlleva algún grado de riesgo, que se traduce en la probabilidad de que no ganemos tanto como esperábamos o incluso que perdamos dinero, por lo que es importante que analices si eres de aquellos que sufre cada vez que la inversión va a la baja, o piensa que es algo momentáneo y que llegará la recuperación.

Las respuestas a estas preguntas determinarán tu perfil como inversionista, lo que es  fundamental de conocer previo seguir con los siguientes pasos.

2.- Conoce la oferta: Las respuestas del punto anterior, es decir sobre tu perfil, ayudarán a acotar de la oferta disponible cuales de los  productos financieros son más  recomendables para ti de  invertir: ¿acciones, depósitos a plazo, fondos mutuos u otro?

Quizás ya has escuchado sobre los  tres instrumentos antes mencionados, porque son los más conocidos, sin embargo, cuentan con características particulares: ¿Las sabes?

A continuación una breve reseña sobre estas:

Las acciones en general son instrumentos de alto riesgo, debido a la volatilidad del precio de éstas, el cual es afectado por múltiples factores que no siempre se encuentran en control de la empresa que emite la acción. Un depósito a plazo tiene muchísimo menos riesgo que una acción, porque sabemos con seguridad cuánto son los intereses que recibiremos al final del periodo, siempre y cuando no retires el dinero antes de la fecha pactada. A su vez, la ganancia que recibiremos por esos intereses es considerablemente menor que lo que potencialmente podríamos llegar a ganar invirtiendo el mismo dinero en acciones u otros instrumentos de más volatilidad como los fondos mutuos.

Los fondos mutuos permiten invertir en los instrumentos antes mencionados (acciones y depósitos a plazo) entre otros del mercado, formando un portafolio o fondo diversificado, aspecto clave porque esto  permite reducir el riesgo de la inversión, ya que se invierte el dinero en distintos instrumentos de manera que “no se ponen todos los huevos en la misma canasta”. Existen diversos tipos de fondos con múltiples características, desde los más conservadores, compuestos por instrumentos de deuda (depósitos a plazo, bonos, letras hipotecarias y otros), balanceados (que son un mix entre instrumentos de deuda y acciones) o aquellos más agresivos (compuestos principalmente de acciones).

Conocer las características de cada instrumento, así como sus potenciales riesgos y  beneficios es fundamental para determinar cuál es el más apropiado para ti.

3.- Discrimina la oferta y compara: Uno de los aspectos más importantes para determinar con qué empresa contratar tu primera inversión es hacerlo con una entidad que esté regulada o fiscalizada por las Superintendencias o la Comisión para el Mercado Financiero. Hacerlo en empresas que no lo están conlleva mayores riesgos, dado que se desconoce su solvencia y la capacidad para responder ante las obligaciones contraídas con sus clientes.

Una vez que identificaste las instituciones reguladas, compara la oferta. Infórmate sobre las características de los productos, como sus beneficios, costos, requisitos, entre otros. Pero, ¡atención! ten siempre el recaudo de considerar productos similares para que las comparaciones sean válidas. Como dice el refrán: no puedes comparar peras con manzanas.

4.- Haz seguimiento: Una vez que ya tomaste la decisión y comenzaste con tu primera inversión, no te olvides de revisar periódicamente los movimientos, desempeños y costos asociados. La entidad que administra tu inversión te enviará información periódicamente, y al mismo tiempo tú también podrás revisarlos a través de sus sitios web o páginas especializadas, como la de la Asociación de Fondos Mutuos (www.fondosmutuos.cl), diarios económi­cos u otros.

Y finalmente, pero no menos importante, ¡disfruta! seguro esta inversión será la primera de muchas que ayudarán a conseguir tus objetivos, alcanzar tus sueños y sobre todo mejorar tu calidad de vida.

subir