COLUMNAS DE OPINIÓN

Diferentes tipos de fondos mutuos para diferentes personas

Mónica Cavallini

Gerente general Asociación de Administradoras de Fondos Mutuos de Chile A.G.

El mercado nos ofrece alternativas para casi todo. Cuando vamos a viajar, o comprar un auto o una casa, nos da una gama de posibles alternativas y elegimos la que más responde a nuestras necesidades. Lo mismo sucede cuando se quiere ahorrar o invertir en fondos mutuos. Existe una extensa oferta de fondos (de corto y largo plazo, de bajo, mediano y alto riesgo, entre otras características) y tenemos que elegir, de acuerdo a nuestro perfil, aquel que mejor se ajuste a nosotros.

La gran cantidad de fondos que existe justamente, lo que nos permitirá siempre, es encontrar uno a la medida de lo que requerimos. Es así como debemos definir el objetivo (para qué estamos ahorrando o invirtiendo), el tiempo que tenemos para cumplir ese objetivo, es decir cuánto tiempo podemos prescindir de ese capital y trabajarlo en la forma de ahorro o inversión y también es fundamental cuánto riesgo estamos dispuestos a asumir. Mientras más largo el plazo de nuestra inversión mayor es la posibilidad de sortear volatilidades del mercado y así acotar los riesgos. Pero igualmente debemos reconocer si tenemos la capacidad para sobrellevar los vaivenes que se producen en las economías, porque eso determinará si podemos elegir fondos más riesgosos o restringirnos a los más balanceados o conservadores. Recordemos también que el costo del riesgo tiene asociada una potencial mayor ganancia. Todos estos puntos hay que tomar en cuenta cuando definimos nuestro perfil como inversionista y en base a éste elegir el o los fondos que más se alineen con ese perfil.

Los fondos mutuos dejaron de ser una alternativa lejana para quienes están buscando ahorrar o invertir, y se han convertido en un instrumento conocido, con el que nos hemos familiarizado cada vez más. El acceso a las oportunidades que se presentan en las economías y mercados del mundo, que en forma individual sería muy costoso o requerirían de expertise financiero para identificarlas oportunamente, es una de las ventajas de los fondos mutuos, democratizando inversiones que antes eran accesibles sólo para algunos. Destaca también la liquidez, que permite rescatar de forma parcial o total el dinero invertido en cualquier momento, sin perder el valor obtenido hasta la fecha, lo que entrega flexibilidad a las personas para manejar contingencias. Pero, por sobre todo, la diversificación de los portafolios de inversión, lo que controla y disminuye el impacto de las volatilidades de los mercados financieros, es lo que hace de los fondos mutuos un instrumento que puede satisfacer desde el perfil más conservador hasta el más agresivo.

Para facilitar la tarea de elección se dispone de una categorización desarrollada por la Asociación de Administradoras de Fondos Mutuos de Chile (AAFM) basada en las políticas de inversión de los fondos, agrupándolos de acuerdo a ellas y así concentrar fondos con características

similares. Esto no sólo permite una comparación válida sino que facilita la elección, asegurando que se está evaluando entre aquellos fondos que cumplen con el perfil y necesidades que tenemos en ese momento de nuestra vida. La estrategia de inversión de cada fondo se basa en variables como: tipo de instrumentos, moneda, mercado y zona geográfica en la cual se invierte, entre otras. Por ejemplo, todos los fondos mutuos que invierten en acciones de Estados Unidos están en una misma categoría; los que invierten en Europa, en otra; y los que se enfocan en países emergentes de Europa, en otra. Y así, hay categorías que nos ayudan a enmarcar e ir delimitando nuestra decisión/elección.

Hoy podemos mencionar 5 grupos principales:

– Fondos mutuos de deuda con alta liquidez y bajo riesgo, destinados a personas con perfil conservador. En ellos se pueden encontrar fondos que invierten en instrumentos nacionales, internacionales o una mezcla de ambos.

– Fondos mutuos accionarios, compuestos por al menos un 90% de acciones, orientadas a inversionistas que toleran las variaciones del mercado (perfil agresivo) y poseen un horizonte de inversión de largo plazo.

– Fondos mutuos balanceados, que son una combinación de inversiones en instrumentos de deuda -renta variable- y buscan equilibrar la preservación de capital y su crecimiento.

– Fondos mutuos estructurados, dirigidos a un perfil de inversionista conservador y, al cabo de un tiempo establecido al momento de tomar el fondo, buscan obtener una rentabilidad previamente definida en su reglamento interno. Este tipo de fondos puede denominarse como “garantizado”, siempre que dispongan de una boleta de garantía.

– Fondos mutuos dirigidos a inversionistas calificados. Para acceder a estos fondos se debe cumplir con los requisitos que establece la autoridad para ser catalogado como inversionista calificado, entre ellas, montos mínimos de inversión, frecuencia de transacciones, conocimiento del mercado de valores, etc.

Para encontrar el tipo de fondos que se ajusta a tus necesidades, puedes ingresar al simulador de perfil de riesgo:

http://www.afondochile.cl/site/herramientas/perfil-de-riesgo/

subir