COLUMNAS DE OPINIÓN

Ahorro Voluntario: Mientras antes, mejor

María Eugenia Norambuena

Gerente General AGF Principal Financial Group

Al momento de insertarse en el mundo laboral es fundamental tomar la iniciativa de ahorrar desde el primer momento. El gran problema es que muchos jóvenes posponen el ahorro voluntario, ya que generalmente existen otro tipo de necesidades o prioridades, por ejemplo, viajar, comprar un auto, casa, etc. porque ven la vejez como algo muy lejano.

Sabemos que ahorrar implica un esfuerzo, pero los frutos que se pueden obtener a futuro son mayores mientras antes se empiece, como también las ganancias acumuladas. Por el contrario, no tiene el mismo impacto si se inicia en un periodo cercano a la jubilación, ya que el esfuerzo de ahorro será mayor, porque el periodo de ahorro es más corto y los gastos son más abultados. Es importante generar una cultura de ahorro en las personas en edad activa y mostrar claramente todos los beneficios que el ahorro temprano implica al momento de pensionarse.

El 10% de cotización obligatoria es un pilar fundamental para el ahorro, sin embargo, es importante que lo complementes con otras herramientas para asegurar que la pensión sea suficiente para mantener el mismo nivel de vida al momento de la jubilación. Como recomendación, y al igual como lo hacen los países desarrollados, lo ideal es poder poner un 10% extra de tu sueldo como ahorro voluntario, es decir, el ahorro total destinado a la pensión debería bordear el 20% de tu sueldo para alcanzar una pensión cercana al 70% de los últimos sueldos recibidos por el trabajador, ya que estudios internacionales demuestran que este es el monto necesario para mantener tu estilo de vida durante tu etapa de retiro.

Por ende, mientras antes se tome la decisión de ahorrar es mejor, ya que ahí es donde aparece la “magia” del interés compuesto. Es importante tener claro este concepto para entender por qué es tan importante empezar a crear hábitos de ahorro a temprana edad. Ésta es una herramienta que permite que el dinero ahorrado gane más dinero por sí mismo, sin la intervención de terceras personas. ¿Cómo? debido a la acumulación de intereses sobre intereses. Para entender mejor cómo opera, entregaremos el siguiente ejemplo. Si en un primer año se hace un aporte voluntario de $1.000.000 pesos a una tasa de 5%, el nuevo saldo al año siguiente será de $1.050.000 pesos. Al segundo año, sobre este saldo se vuelve a aplicar la misma tasa del 5%, es decir, el nuevo saldo será, a fines del segundo año, $1.102.500, podemos ver que la tasa de interés se aplica sobre todo el saldo, capital e intereses, lo que si se proyecta en años, tan solo por haber comenzado a ahorrar voluntariamente entre los 20 y 30 años el saldo final que financie la pensión será un 40 % mayor al saldo que se obtendría si solamente se hubiera cotizado el 10% obligatorio. Esto no significa que ese 40% en su totalidad sea un aporte voluntario, ya que una parte importante corresponde a los intereses generados durante todo el período de ahorro.

En la actualidad existen nuevas y mejores alternativas que sí mantienen el valor del ahorro en el tiempo -gracias al poder del interés compuesto y la rentabilidad-, evitando que nuestros ahorros se desvaloricen a diferencia de lo que ocurría cuando se guardaba la plata debajo del cochón. Es

importante recordar que siempre es bueno ahorrar, y que existen mejores alternativas que dejar la plata debajo del colchón, ya que evitan que el ahorro se desvalorice y además permiten obtener ganancias.

Por lo tanto, es fundamental crear una cultura del ahorro y generar conciencia de la calidad de vida que se quiere mantener en la vejez. Se debe educar a los jóvenes sobre la importancia de empezar a ahorrar desde el momento en que comiencen a trabajar, que armen un plan de ahorro y lo tomen como un comportamiento natural, generar este hábito es fundamental para mejorar las pensiones futuras y de esta manera lograr el estilo de vida deseado en la etapa de retiro.

subir